La otra mejilla

noviembre 8, 2010 § Deja un comentario

Hace mucho tenía en la cabeza esta entrada de blog, cuando eso pasa es como cuando tu jefe te dió una tarea y te pregunta a cada rato ¿Y… para cuando?, siempre siento que Dios está suspirando como cual David diciendo ¿quién escribiría para mi una entrada sobre la otra mejilla?, mientras más dilate el asunto mi vida puede quedarse en pausa, Dios quiere que actues a la misma velocidad que si estuvieras trabajando como su asistente en los Cielos, mea culpa, pero finalmente aquí estoy de regreso para transmitirles lo que Dios puso en mi corazón cuando me topé con las palabras de su hijo… “a cualquiera que te abofetee en la mejilla derecha, vuélvele también la otra” (Mateo 5 – 39). Jesús estaba cambiando una ley antigua (la ley del Talión) dada a los antiguos judíos la cual rezaba “Ojo por ojo, diente por diente”, es por eso que hay que leer las escrituras a profundidad para poder disernir todo lo escrito y todo lo que Jesús modificó. Pero que palabras las de Jesús, muchos de los burladores de los cristianos al ejercer la burla siempre la mencionan ¿Acaso tu Dios no te ha dicho que debes dar la otra mejilla?, eso nos frustra mucho, nos hace como decían las escrituras crugir los dientes, de rabia, de desesperación. La frase de Jesús hacía más bien un llamado a tu capacidad de perdonar y seguir adelante, no lo tomes textualmente como poner tu cara para recibir otro golpe y ya, poner la otra mejilla es “si caiste en tu lucha, en tu ministerio, en tu cruzada, vuélvete a levantar!!! no te quedes en el piso… perdona y avanza”, poner la otra mejilla es volver a empezar, a veces tenemos nuestros matrimonios destrozados y no tenemos la capacidad de levantarnos después de haber sido tan despedazados ¿Quién tiene la capacidad para perdonar, dar otra oportunidad y volverlo a intentar?, realmente muy pocos, porque no somos capaces de dar nuestra otra mejilla, de perdonar, de trascender lo malo y eso si nos hace fallar a las palabras de Jesus de poner la otra mejilla. Personalmente a diario tengo que poner la otra mejilla en muchos aspectos de mi vida, en el trabajo cuando me rechazan una idea publicitaria, cuando siento que fallo, que me han herido, que me ofenden y son todas esas cosas con las que a diario nos encontramos todos, pasamos resentidos a más no poder, gracias a Dios hace unos pocos días logré reconciliarme con un amigo con el cual había discutido, yo lo había perdonado ya hace mucho, pero él no, cuando finalmente nos encontramos le estreché la mano y le dije amigo, todo está olvidado, volvamos a ser amigos y siento que es lo mejor que Dios me ha mostrado en estos últimos tiempos, de ver como esos pendientes, esos capítulos no cerrados se van cerrando y dejan de incomodarme, de hecho me dejan dormir tranquilo. Si tu tienes esas heridas, si crees que debes llamar a alguien, perdonar… ve y hazlo, no existe nada mejor que el perdón, porque es lo que nos da fuerzas para seguir, para volvernos a levantar después del golpe y que bien que se siente, que bien que se duerme después de que nos hemos levantado y le hemos puesto a la vida… nuestra otra mejilla.

Bendecido seas.

¿Estás preparado para la batalla?

junio 1, 2010 § 2 comentarios

Muchas veces me he hecho esa pregunta en mi cabeza, sobre todo en los momentos de debilidad; entiéndase debilidad como agotamiento de fuerzas. El enemigo como solemos llamarlo no da tregua, tiene miles de años sosteniendo una batalla campal contra Dios y todo su pueblo, y cada vez se agudiza más en sus estrategias, por fortuna no tiene más potestad sobre nuestras vidas pero se las ha ingeniado para intentar volver a retomar ese poder y si miramos con detenimiento nuestras propias vidas podríamos determinar en qué momento exactamente estuvo a punto de lograrlo, al menos en mi caso tengo esas oportunidades contadas, obviamente Dios siempre logra imponerse. Es muy dificil, a diario el pueblo de Dios es víctima de burlas, de señalamientos debido a los errores de la iglesia y las religiones, incluso somos bombardeados por una serie de argumentos sobre la no existencia de Dios que hoy por hoy ya te lo encuentras en cada esquina, he visto casos en mi timeline de twitter de personas que celebran haber decidido no seguir más a Dios y seguir la doctrina del ateismo, con un sentido de libertad, como si creer en Dios los esclaviza hacia algo, hacia una doctrina, hacia una manera restringida de vivir, la culpa definitivamente es de la religiosidad, muchas veces en vez de salvar a un hermano lo asustamos pegándole un bibliazo como si fueramos exorcistas ante un numeroso ejercito de poseidos y eso definitivamente no funciona, suelo limitar el  uso de pasajes bíblicos en mis escritos por esa razón, porque siempre vienen las mismas interrogantes, quien escribió la Biblia ¿Dios o los hombres? y si la escribió Dios ¿cómo lo hizo?, tenemos que ser concientes que Dios nos habla de distintas maneras a todos y que no todos entendemos los asuntos de Dios de una forma unificada, he allí que cuando agrupamos a los pueblos en religiones los resultados pueden ser tanto positivos como negativos. Dios es mucho más simple que eso, podemos decidir la manera de adorarlo, congregarnos de la manera que querramos para su Gloria, pero no podemos vender la manera de hacerlo, no por argumentos se llega al Reino de los Cielos. Si quieres ser un soldado de Cristo exitoso debes tener en las acciones más simples victoria, un ejemplo: Cada vez que me encuentro y me reuno con gente del medio publicitario sobre todo, donde no es extraña la presencia de drogas, donde es normal saber quien está, quien no está, quien tiene, quien no tiene, quien va al baño, quien salió, quien se la quedó… allí, es donde muchos se me han acercado a hablarme de lo que Cristo ha hecho en mi vida, yo no les hablo a ellos, ellos me hablan a mi, es allí donde me piden un consejo, de como hacer para mantenerme alejado, para no tentarme por un cigarrillo, para no tomar demás, para ser coherente en mis decisiones y es definitivamente y altamente fructificante, porque esas personas sienten y creen lo que ven y ya por eso están más cerca a Dios. Recibo ataques a diario no solamente a mi, sino a la figura de Dios, ahora que ha resurgido la izquierda en America Latina todo esto que está conquistando tantos jóvenes entusiastas viene con una sobrecarga de doctrinas sobre todo ateistas, líderes que le arrancan primero a Dios del alma de los jóvenes para tener el camino para lo que tiene que venir y obviamente lo logran, no todos son así, no estoy generalizando, pero una gran cantidad ya viene con ese formato. Es para algunos sencillo argumentar lo que no pueden entender en la palabra de Dios, muchas veces con las misma doctrina de Cristo somos apaleados, con el amaos los unos a los otros, con el que a hierro mata a hierro muere, con el da la otra mejilla… y no sabemos que responder, porque no estamos entendiendo el verdadero contexto del legado de Cristo. Jesus no era un sumiso pacifista que hablaba pausado y destellaba luz, por favor desprendámonos de esa imagen del Cristo, Jesús lucía como nosotros, era tan humano como nosotros, poseía una fuerza en sus palabras tal que hacía fruncir ceños, que levantaba el espíritu, que motivaba, con la fuerza de un guerrero, sus apóstoles en un momento estaban convencidos de que iba a imponer un reino en la tierra físico donde El sería el Rey porque ellos se estaban preparando para una gran batalla, la cual no tendría armas de hierro de manera que si alguien te dice “pero tienes que dar la otra mejilla como lo dijo tu Cristo” no quiere decir que seas sumiso, Jesus no nos estaba diciendo eso, nos estaba diciendo que no lo dejemos de intentar, no por más golpes que recibamos no claudiquemos, dar la otra mejilla es volverlo a intentar una y otra vez porque hemos sido llamados a formar parte de su ejército en la tierra y debemos aguantar más de un golpe en la lucha, Jesus nos enseñó que la mejor arma es el perdón y nos los dijo en un sentido de guerra…”perdona a tu enemigo que mía será la venganza”, que mejor arma que esa. Si te has desanimado, si lo has dejado a un lado, si te estás dejando llevar por los argumento, si viste un documental en discovery que te maltrató la FE, es la hora de volver a retomar las armas porque la batalla… aun no termina.

Bendecido seas.

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando las entradas etiquetadas con mejilla en Mi extraño mundo..