Déjalo todo… y sígueme.

julio 13, 2011 § 2 comentarios

Quién en su sano juicio terrenal le dice a Jesus, si maestro ahora mismo dejo todo regalado y te sigo, no pasó en la Biblia y muy pocos son los que hoy por hoy lo harían. Pero y si no se trata de regalar sino de simplemente dejar a un lado, apartarlo por un tiempo Dios suele tener planes para tu vida en una manera que no te lo esperas y hay que estar atento, les cuento un poco mi caso… Un año entero me la pasé recorriendo urbanizaciones junto con mi esposa para escoger una casa en la cual pasar el resto de nuestros días y terminar de criar a nuestros 3 hijos, juntos hemos pasado dificultad tras dificultad y cuando lo pusimos en medio de nuestro hogar cierto es que hemos experimentado todo aquello que viene por añadidura, como nuestra casa que finalmente la escogimos y la empezamos a construir, un año entero duró el proceso de construcción, iba domingo a domingo a visitar la obra, conozco cada ladrillo de nuestra casa y se que cuarto se hizo primero y cual al final, se por donde pasan los cables de la electricidad y donde hay tuberías, la conozco a fondo, hace poco luego de todos los papeleos y el préstamo finalmente nos la entregaron y estamos por mudarnos a ella, pero de una manera inesperada me toca partir a otra ciudad a realizar un trabajo que estoy más que seguro me servirá para un propósito que Dios mismo me ha puesto en la vida, obvio que acepté se perfectamente que hubiera pasado si le daba la espalda y me quedaba a disfrutar la comodidad de la casa que Dios mismo me ha dado, me tocó aceptar y me toca partir. Mi esposa sonriente entiende, mis hijos ya están un poco acostumbrados, mi hija de 8 me lloró una tarde entera pero estoy seguro todo va a estar bien, eso me tranquiliza, así mismo se que volveré después a disfrutar del descanso en mi casa nueva y estaré tranquilo porque se que los mios la estarán disfrutando, ¿qué será lo que Dios tiene para mi en esta nueva aventura?, no lo se, solo se que me sirve y le sirve a El en gran medida, a veces nos toca partir y dejar algo para seguirlo a El, Dios no nos va a abandonar jamás y tampoco te está probando ojo, Dios no está para perder el tiempo con pruebas, hay que estar atento a sus órdenes, los fines de semana regresaré a ver a los mios y seré muy feliz haciendo feliz a Dios y a mi familia. ¿Estás listo para partir?.

Bendecidos sean.

Imagen: http://misionerosdelmar.org/

Anuncios

Yo le sigo creyendo

abril 24, 2011 § 2 comentarios

Cada vez que me conecto al MSN se me disparan algunas ventanas de amigos y ya no tan amigos que me preguntan ¿Cómo te va?, ¿Qué hay de nuevo?; muchos de esos amigos me vieron mal en mi época de andar mal y muchas de esas preguntas tienen detrás un ¿Aun te sigues portando bien? o un ¿Ya caiste y te arrepentiste de seguir a Dios?; eso nadie podría admitirlo, es casi inconcientemente, porque ellos no saben de donde viene esa intriga, yo si. A diario enfrento demonios de todo tipo y de toda clase, algunos viviendo cerca mio, otros atravezándose en el camino y yo, aprendo a pelear con ellos sin saber que puedo hacerlo porque YO LE CREO A DIOS, no me imagino a Dios perdiendo el tiempo conmigo, no lo imagino preparándome para feroces guerras si primero no me hace pelear unas cuantas batallas y es obvio que duele, duele demasiado. No me suele ir tan bien siempre, tengo mis días malos, cambié a un trabajo que me exige un 200% de mi capacidad dejando atrás un cómodo trabajo que me pagaba bien y me permitía dedicarme a otras cosas adicionales, pero no es esa la comodidad de la que Dios habla cuando dice que descansemos en EL, me tengo que sentir incómodo… porque YO LE CREO. En estos momentos construyo una casa la cual está mucho más sólida que mi matrimonio pero no dejo de poner ladrillo tras ladrillo porque simplemente YO LE CREO, se que voy a salir de los problemas y seguir adelante, vi de niño miles de veces que al caer y herirme que mi piel se regeneraba porque Dios me diseñó para que eso sucediera, ¿por qué no habría de sanar del resto de mis heridas?. Hace poco me sentía así como liberado, cómodo, caminaba en victoria en la vida, me sentía poderoso, sentía que podía ser un Rey David incluso en sus alcances y descubrí que el mundo es duro y que la línea entre estar bien y estar mal es tan delicada que asusta. Uno piensa que no hay demonios que te sigan, pero así mismo piensas que no hay demonios que no puedas vencer, he vencido muchos, se donde están y muchas veces no se donde están… hace poco hablaba con una amiga que me confesaba que le era infiel a su esposo con un amigo mio durante meses y yo no me di cuenta, en eses momento me llené de mucho temor porque entendí que tan cerca pueden estar los demonios y como destruyen la vida de las personas, inmediatamente me puse a revisar mi vida a ver si no había fisuras y logré encontrar unas cuantas que no había detectado, cuidado!… pensé y me puse a orar con mucho temor, me di cuenta que Dios me ha puesto a un nivel que no permite que las cosas malas me alcancen, que me puede librar de la muerte pero no necesariamente me puede librar de las heridas de guerra, a Dios le gusta dejar huellas bajo las aguas tal como se lo pidió a Josué solamente para recordarnos que allí sigue y YO LE CREO. Si tu estás leyendo esto y sientes que te puedes esconder de Dios bajo las piedras o que luego le pides perdón y ya, ten mucho cuidado porque el que abre la llave fria y la caliente al mismo tiempo se baña con agua tibia y Dios aborrece los tibios, con Dios es tómalo, o déjalo, blanco o negro jamás grises, mi vida va a continuar y me va a tocar seguir librando batallas innumerables porque por más que satanás intente desanimarme en el camino yo a Dios LE SIGO CREYENDO.

Bendecido seas.

¿Quién lo cree?

enero 30, 2011 § 1 comentario

“Busca primero el Reino de Dios y su justicia y todo se os dará por añadidura”… ¿eres de los que les cuesta creer en esa promesa de Dios?, recuerdo cuando era un adolescente allá por los años 80´s y trataba de aprender el lenguaje Basic para programar en computadoras pequeñas aplicaciones o juegos para los limitados aparatos de la época, eran horas de tipeo para más de ver una pelota rebotar en la pantalla mientras cambiaba de colores, pero no tienen idea la emoción que ver como al final del proceso todo salía como quería, pero… yo era un muchacho muy impaciente escribía cinco líneas y mandaba a arrancar (RUN) a ver que saía y así me la pasaba, seguramente me demoraba el doble del tiempo porque trataba de entender que línea de la programación hacia qué cosa. A veces en la vida solemos ser de la misma manera, le damos arrancar a muchas cosas cuando aun ni siquiera hemos terminado de hacer todo lo que hay que hacer para estar listos para algo y nos equivocamos tremendamente con aquello, de hecho nos frustramos y creemos en medio de esa frustración que somos el ser humano menos atendido por Dios “Seguramente Dios debe estar atendiendo a muchos otros menos a mi” solemos decir, o sino caemos en el triste “Dios no me quiere”, otros optan por extirparse el “problema” y dejan de creen en Dios y ya.

¿Te es difícil caminar con Dios?, ¿Te parecen demasiadas reglas inútiles que sientes que no te sirven para nada?; esta promesa de Dios con la que empecé mi post no la aprendí precisamente en una iglesia, fueron las palabras de Kaká cuando quedó mejor jugador de fútbol en el 2007, ya que fueron sus palabras de agradecimiento y yo pensé, haber como hacemos es Kaká, un tipo que lo puede tener todo en el mundo encima viene repontenciado por la presencia de Dios, algo debe estar pasando, algo debo estar haciendo mal, ¿cuales son las instrucciones?, empecé a vivir mi vida por más dificil que me pareciera conforme a lo que Dios quiere que sea mi vida, empecé a dejarme utilizar por Dios de muchas maneras, compartiendo testimonio, fructificando, caminando con el brillo de Dios y no permitiendo que nadie me quite el camino recorrido, 3 años y medio tengo ya en el Señor y me siento totalmente afortunado de caminar con El, nada me falta, todo me ha llegado por añadidura tal como su promesa reza, sin caer en religiosidad sino creyendo, practicando, siendo lo que El quiere que sea y para lo que me ha elegido y yo le creo, le creo demasiado porque a diario veo que todo lo que emprendo a partir de Dios, ha florecido y lo ha hecho para bien, te invito a vivir una vida en Cristo, no tienes idea lo bien que se siente caminar en Fe, lo bien que se siente contar con Dios, hablar con Dios, escuchar a Dios. Te dejo el testimonio de Kaká a lo mejor a ti también te sirve como me sirvió a mi… Bendecido Seas.

La otra mejilla

noviembre 8, 2010 § Deja un comentario

Hace mucho tenía en la cabeza esta entrada de blog, cuando eso pasa es como cuando tu jefe te dió una tarea y te pregunta a cada rato ¿Y… para cuando?, siempre siento que Dios está suspirando como cual David diciendo ¿quién escribiría para mi una entrada sobre la otra mejilla?, mientras más dilate el asunto mi vida puede quedarse en pausa, Dios quiere que actues a la misma velocidad que si estuvieras trabajando como su asistente en los Cielos, mea culpa, pero finalmente aquí estoy de regreso para transmitirles lo que Dios puso en mi corazón cuando me topé con las palabras de su hijo… “a cualquiera que te abofetee en la mejilla derecha, vuélvele también la otra” (Mateo 5 – 39). Jesús estaba cambiando una ley antigua (la ley del Talión) dada a los antiguos judíos la cual rezaba “Ojo por ojo, diente por diente”, es por eso que hay que leer las escrituras a profundidad para poder disernir todo lo escrito y todo lo que Jesús modificó. Pero que palabras las de Jesús, muchos de los burladores de los cristianos al ejercer la burla siempre la mencionan ¿Acaso tu Dios no te ha dicho que debes dar la otra mejilla?, eso nos frustra mucho, nos hace como decían las escrituras crugir los dientes, de rabia, de desesperación. La frase de Jesús hacía más bien un llamado a tu capacidad de perdonar y seguir adelante, no lo tomes textualmente como poner tu cara para recibir otro golpe y ya, poner la otra mejilla es “si caiste en tu lucha, en tu ministerio, en tu cruzada, vuélvete a levantar!!! no te quedes en el piso… perdona y avanza”, poner la otra mejilla es volver a empezar, a veces tenemos nuestros matrimonios destrozados y no tenemos la capacidad de levantarnos después de haber sido tan despedazados ¿Quién tiene la capacidad para perdonar, dar otra oportunidad y volverlo a intentar?, realmente muy pocos, porque no somos capaces de dar nuestra otra mejilla, de perdonar, de trascender lo malo y eso si nos hace fallar a las palabras de Jesus de poner la otra mejilla. Personalmente a diario tengo que poner la otra mejilla en muchos aspectos de mi vida, en el trabajo cuando me rechazan una idea publicitaria, cuando siento que fallo, que me han herido, que me ofenden y son todas esas cosas con las que a diario nos encontramos todos, pasamos resentidos a más no poder, gracias a Dios hace unos pocos días logré reconciliarme con un amigo con el cual había discutido, yo lo había perdonado ya hace mucho, pero él no, cuando finalmente nos encontramos le estreché la mano y le dije amigo, todo está olvidado, volvamos a ser amigos y siento que es lo mejor que Dios me ha mostrado en estos últimos tiempos, de ver como esos pendientes, esos capítulos no cerrados se van cerrando y dejan de incomodarme, de hecho me dejan dormir tranquilo. Si tu tienes esas heridas, si crees que debes llamar a alguien, perdonar… ve y hazlo, no existe nada mejor que el perdón, porque es lo que nos da fuerzas para seguir, para volvernos a levantar después del golpe y que bien que se siente, que bien que se duerme después de que nos hemos levantado y le hemos puesto a la vida… nuestra otra mejilla.

Bendecido seas.

No hay nada que asuste más, que una pandereta en la mano.

septiembre 17, 2010 § Deja un comentario

Listo, te saltaron todos los breakers con ese titular pero es una manera de llamar tu atención, más aún si te sientes profundamente aludido. Hace no mucho discutía con un amigo en Cristo sobre su deseo de estudiar una carrera pastoral, estaba tan lleno del Espíritu que quería correr a los brazos del servicio minisiterial a Dios, le dije perfecto… ve primero a una pequeña iglesia en los suburbios y empieza por allí tal como Cristo lo hubiera hecho, me dijo inmediatamente que Dios lo quiere para cosas más grandes que esas… luego se desanimó de la idea porque entendió que Dios lo quería para obrar desde su propio fortín que eran las comunicaciones. Dios definitivamente no escoge a los preparados, el prepara a los escogidos para su obra, he visto cada caso y creanme me maravillo de más de una manera de las formas que Dios se muestra, eso es lo que realmente impacta, ver desiertos que ahora son arados, ver océanos donde antes no habían ni rios, no les ha pasado cuando van en un centro comercial y en una feria y hay un local o un stand que ha sacado unos parlantes y ha puesto regeaton al punto de casi reventar los bajos y hay una simpática chica que reparte hojas volantes, de hecho son los locales a los que menos me interesa entrar, asusta… y a veces como cristianos obligados a fructificar somo igualitos, a eso se le dice figurativamente “andamos con la pandereta en la mano”, nos gozamos, nos revolcamos, soltamos la lengua para decir cosas que ni entendemos y juramos que hablamos en lenguas y ojo, no en un momento de gozo y éxtasis con Dios sino en todas partes. Yo cambié mi vida en Cristo y automáticamente mis actos empezaron a predicar por mi, a eso se referiere Dios cuando nos dice “deja que el Espíritu hable por ti”, es una cosa automática, no necesité crear ningún tipo de campaña publicitaria para ver a cuantos recluto para la gloria de Dios, creo que para eso están los llamados a hacer eso y aún así más de uno ha conocido a Dios con tan solo ver en mi la obra de Dios, de hecho diría que más de dos. No seamos fanáticos, aprendamos a disfrutar y compartir nuestro gozo, no nos expongamos a burlas Dios no nos ha enviado a eso, El nos ha enviado como oveja en medio de los lobos… imaginémonos a una oveja disfrazada de lobo para estar en medio de una manada de lobos lo menos que puede hacer es balar porque la devorarían. Hay que ser cautos, como soldados infiltrados para que cuando Dios nos diga “Hacia allá quiero que vayas” no haya una pandereta que no nos deje escuchar la voz de Dios. De manera que menos pandereta y más Reino, cuando voy a la iglesia a alabar al creador voy a eso, no a hacer un show, algunos creen que otros van a decir “míralo a Juanito que envidia como el Espíritu salta en el”… esa no es la manera. Cuando Dios llamó mi atención para seguirlo, me dije… al primer panderetazo salgo corriendo; la gente que dirigió mi encuentro tuvo tanto cuidado en los detalles que solo dejó espacio para el entendimiento y logró el propósito de Dios, con cuidado. De manera que no porque nos pongamos a adorar a Dios en nuestros muros de Facebook y a postear videos, a responder a todas las aplicaciones de “Dios te habla hoy” como si fuera realmente Dios el que te hubiera hablado, es mejor leer la Bíblia en serio y si hubo algo que llamó tu atención ponerlo con mesura para el disernimiento de todos. Así vamos a fructificar mejor… con menos religiosidad.

Es mucho más difícil creer.

agosto 18, 2010 § Deja un comentario

De las grandes discusiones que suelo tener con grandes amigos mios, ateos, sobre qué es mucho más difícil, ser ateo o ser creyente, los argumentos son valederos, al ateo se lo juzga por estar alejado de la palabra y una serie más de acusaciones entre ellas la discriminación, pero para el ateo la vida es mucho más sencilla si nos ponemos a pensar en una vida sin las leyes y los reglamentos de Dios, debemos recordar que para todo aquel que crea en Dios debe acatar uno de sus disposiciones básicas en esta vida y que es el libre albedrío, en otras palabras en esta vida podemos hacer lo que nos venga en gana y no debemos discriminar a los no creyentes, ni mucho menos tratar de venderle la fórmula de la salvación de una manera fría y mecánica. Si no creyera en Dios podría hacer lo que me venga en gana sin temor alguno, podría ser infiel sin culpa, podría mentir, podría manejar la vida como si manejaramos un juego de video con un cheat, no le tendría que responder a nadie, ni debería sentir temor alguno, claro que debería andar con cuidado porque los que creen no me mirarían bien y estaría al tanto de cualquier bibliazo, eso me parece de alguna manera mucho más relajado.  Comer sin agradecerle a nadie más que a mi mismo por haber generado el dinero que paga la cena en la noche para mi y para mi familia, me ahorraría un dineral en costos religiosos como bautizos, confirmaciones, matrimonios, porque no tendría que seguir ninguna religión, así mismo si no creo en Dios, no creería en cualquier tipo de espiritualidad o posibilidad ficticia de vida en otros planetas, fantasmas, horoscopos, es decir que solamente creería sola y únicamente en mi, pensando que la vida es una gran oportunidad y que he tenido la suerte de vivirla así de relajada, sin padres nuestros, sin religión, sin dirección, acatando si deseo las leyes de los hombres para poder convivir dentro de una sociedad, en lo personal, a mi criterio ojo… eso sería mucho más fácil que creer en Dios. Pero no, yo elegí creer, nací creyendo, desde que tengo uso de razón en mi vida he creido que existe un Dios y que existen claves en esta vida para poder vivirla mejor que están definitivamente en seguir su doctrina y su manera de vivir la vida, eso es complicado, difícil y aun así la mayoría parece entenderlo, sinó no vivieramos en el 2010 después de Cristo; cómo es que un hombre puede hacer tanto en 2010 años si no es de otra manera que siendo el hijo de Dios, y yo lo creo. Decidí renunciar a mi totalmente, a mi manera de vivir la vida sólo por seguir a Dios y no sólo me he conformado con conocerle, sino que también me siento parte del filo de su espada, no lo cuestiono, no lo justifico, no lo explico, no lo vendo, no lo promociono como un tiempo compartido, solamente he decidido ser y hacer como el lo disponga, y me va mejor que cuando vivía alejado de su palabra, siento que Dios me ha dado poder sobre muchas cosas, autoridad sobre mucho con el simple hecho de llevar conmigo su Espíritu, eso es difícil, renunciar a todo lo que pudiera ser placentero en la vida si lo manejaramos de manera desmedida porque el temor a Dios, que no es otra cosa sino el temor a herirlo no el temor a que nos haga algo, no nos confundamos… el temor, como cuando uno teme dañar a la persona amada… ese temor es una herramienta poderosa que nos alarga la vida, la extiende a lo largo y a lo ancho. Decidí creer, hay gente que me dice “podría pensar que eres una persona muy inteligente sino fuera por esa parte de ti que decidió creen e un Dios que no existe”… pero me sonrío y digo, hay que jodido que es esto pero lo acepto con un amor tremendo que opaca todo lo demás. Yo confieso que a veces me es difícil por los problemas que no es que dejan de estar, siempre están allí, atacandome incluso dentro de mi hogar, pero me toca apretar los dientes y pensar en cuanto Dios ha hecho por mi y no dejarme tumbar bajo ninguna circunstancia… eso me mantiene en pie, me da vida, una y más veces en el día. Tu podrías decir, que vida tan dura, cuanta negación, es mejor no creer y relajarse, pero no, no creo que exista nada en esta vida que me haga dudar de la existencia de Dios, sea cual sea la tribulación estoy dispuesto como JOB a aceptarla… y eso es difícil. Como cuando crecemos azotados por nuestros padres y aun después de la tunda lo seguimos amando a profundidad, imagínate el amor que se debe sentir por Dios… que no requiere de mucha imaginación, requiere de creer en aquello que no ves con tus ojos… podrías acaso manejar tu auto con los ojos cerrados??? …ves que difícil es, y aún así cuanta gente ha decidido vivir la vida así… porque eligió hacerlo, porque lo ama demasiado. Eso es Dios.

Bendecidos sean todos.

¿Estás preparado para la batalla?

junio 1, 2010 § 2 comentarios

Muchas veces me he hecho esa pregunta en mi cabeza, sobre todo en los momentos de debilidad; entiéndase debilidad como agotamiento de fuerzas. El enemigo como solemos llamarlo no da tregua, tiene miles de años sosteniendo una batalla campal contra Dios y todo su pueblo, y cada vez se agudiza más en sus estrategias, por fortuna no tiene más potestad sobre nuestras vidas pero se las ha ingeniado para intentar volver a retomar ese poder y si miramos con detenimiento nuestras propias vidas podríamos determinar en qué momento exactamente estuvo a punto de lograrlo, al menos en mi caso tengo esas oportunidades contadas, obviamente Dios siempre logra imponerse. Es muy dificil, a diario el pueblo de Dios es víctima de burlas, de señalamientos debido a los errores de la iglesia y las religiones, incluso somos bombardeados por una serie de argumentos sobre la no existencia de Dios que hoy por hoy ya te lo encuentras en cada esquina, he visto casos en mi timeline de twitter de personas que celebran haber decidido no seguir más a Dios y seguir la doctrina del ateismo, con un sentido de libertad, como si creer en Dios los esclaviza hacia algo, hacia una doctrina, hacia una manera restringida de vivir, la culpa definitivamente es de la religiosidad, muchas veces en vez de salvar a un hermano lo asustamos pegándole un bibliazo como si fueramos exorcistas ante un numeroso ejercito de poseidos y eso definitivamente no funciona, suelo limitar el  uso de pasajes bíblicos en mis escritos por esa razón, porque siempre vienen las mismas interrogantes, quien escribió la Biblia ¿Dios o los hombres? y si la escribió Dios ¿cómo lo hizo?, tenemos que ser concientes que Dios nos habla de distintas maneras a todos y que no todos entendemos los asuntos de Dios de una forma unificada, he allí que cuando agrupamos a los pueblos en religiones los resultados pueden ser tanto positivos como negativos. Dios es mucho más simple que eso, podemos decidir la manera de adorarlo, congregarnos de la manera que querramos para su Gloria, pero no podemos vender la manera de hacerlo, no por argumentos se llega al Reino de los Cielos. Si quieres ser un soldado de Cristo exitoso debes tener en las acciones más simples victoria, un ejemplo: Cada vez que me encuentro y me reuno con gente del medio publicitario sobre todo, donde no es extraña la presencia de drogas, donde es normal saber quien está, quien no está, quien tiene, quien no tiene, quien va al baño, quien salió, quien se la quedó… allí, es donde muchos se me han acercado a hablarme de lo que Cristo ha hecho en mi vida, yo no les hablo a ellos, ellos me hablan a mi, es allí donde me piden un consejo, de como hacer para mantenerme alejado, para no tentarme por un cigarrillo, para no tomar demás, para ser coherente en mis decisiones y es definitivamente y altamente fructificante, porque esas personas sienten y creen lo que ven y ya por eso están más cerca a Dios. Recibo ataques a diario no solamente a mi, sino a la figura de Dios, ahora que ha resurgido la izquierda en America Latina todo esto que está conquistando tantos jóvenes entusiastas viene con una sobrecarga de doctrinas sobre todo ateistas, líderes que le arrancan primero a Dios del alma de los jóvenes para tener el camino para lo que tiene que venir y obviamente lo logran, no todos son así, no estoy generalizando, pero una gran cantidad ya viene con ese formato. Es para algunos sencillo argumentar lo que no pueden entender en la palabra de Dios, muchas veces con las misma doctrina de Cristo somos apaleados, con el amaos los unos a los otros, con el que a hierro mata a hierro muere, con el da la otra mejilla… y no sabemos que responder, porque no estamos entendiendo el verdadero contexto del legado de Cristo. Jesus no era un sumiso pacifista que hablaba pausado y destellaba luz, por favor desprendámonos de esa imagen del Cristo, Jesús lucía como nosotros, era tan humano como nosotros, poseía una fuerza en sus palabras tal que hacía fruncir ceños, que levantaba el espíritu, que motivaba, con la fuerza de un guerrero, sus apóstoles en un momento estaban convencidos de que iba a imponer un reino en la tierra físico donde El sería el Rey porque ellos se estaban preparando para una gran batalla, la cual no tendría armas de hierro de manera que si alguien te dice “pero tienes que dar la otra mejilla como lo dijo tu Cristo” no quiere decir que seas sumiso, Jesus no nos estaba diciendo eso, nos estaba diciendo que no lo dejemos de intentar, no por más golpes que recibamos no claudiquemos, dar la otra mejilla es volverlo a intentar una y otra vez porque hemos sido llamados a formar parte de su ejército en la tierra y debemos aguantar más de un golpe en la lucha, Jesus nos enseñó que la mejor arma es el perdón y nos los dijo en un sentido de guerra…”perdona a tu enemigo que mía será la venganza”, que mejor arma que esa. Si te has desanimado, si lo has dejado a un lado, si te estás dejando llevar por los argumento, si viste un documental en discovery que te maltrató la FE, es la hora de volver a retomar las armas porque la batalla… aun no termina.

Bendecido seas.

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando las entradas etiquetadas con Jesus en Mi extraño mundo..