Un año después…

septiembre 16, 2008 § Deja un comentario

Ya el 20 de septiembre de éste año cumplo mi primer año como cristiano, un cristiano en pañales a decir verdad. Pero si pudieramos poner las cosas en una balanza, el antes y el después, siento que han pasado 5 años, he tratado de que este año sea un verdadero año de estudio bíblico, de lectura, de busqueda del nivel máximo de  unción, dicho de otra manera, he estado poniéndome al día con Dios. Tenía un pequeño negocio que me trajo muchos problemas, amigos que no eran realmente amigos, negocios que nos se dieron, frecuentes tentaciones, Dios definitivamente me agarró un día y me sacó de allí, terminé cerrándolo en buenos términos. A cambio el Señor me mantuvo en una total preparación, me sentí como Daniel San cuando Pat Morita lo tenía lavando autos, sin saber el por qué de tanta tribulación, al final comprendí, Dios quería probarme en lo poco a ver si realmente le era fiel, es difícil mantenerse en la palabra cuando las cosas te vienen una tras otra a veces sintiendo que todo se me venía abajo, me tropecé con tentaciones, pero pude salir librado sin pecar, digamos que lo había logrado. Un buen día Dios me mostro el camino y me dijo esto es lo que quiero que hagas, y me mostró ciertas cosas que pasaron durante ese año, por ejemplo como mediante predicación ayudé a unos cuantos colegas mios que encontraron al Señor, y sentí que Dios quería más de eso, empecé a encontrarme prédicas de Dante Gebel que sentí que estaban en mi idioma, como recibía un mensaje tras otro con un gozo tremendo, al final buscando a Dios en lo secreto Dios me mostró un panorama que lo iré soltando de a poco. Una visión que por el momento guardo solo para mi. Mi primer paso, volver a una agencia de publicidad, vine con la cabeza gacha a una agencia a ver que me dieran lo que sea… un puestito de redactor, de gráfico, la idea era volver a empezar como sea para cumplir el propósito de Dios, cambié mi manera de orar, le pedí al Señor que me abriera puertas en grande para continuar su ministerio y realmente así lo hizo, fui aceptado con un buen sueldo, con un buen cargo, una hermoza máquina nueva y como si fuera poco Dios me puso herramientas de primer órden para que nada, absolutamente nada me falte. He empezado, de apoco, pero allí vamos. Mi propósito… Publicistas del mundo para Dios.

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando las entradas etiquetadas con Jehova en Mi extraño mundo..