Es mucho más difícil creer.

agosto 18, 2010 § Deja un comentario

De las grandes discusiones que suelo tener con grandes amigos mios, ateos, sobre qué es mucho más difícil, ser ateo o ser creyente, los argumentos son valederos, al ateo se lo juzga por estar alejado de la palabra y una serie más de acusaciones entre ellas la discriminación, pero para el ateo la vida es mucho más sencilla si nos ponemos a pensar en una vida sin las leyes y los reglamentos de Dios, debemos recordar que para todo aquel que crea en Dios debe acatar uno de sus disposiciones básicas en esta vida y que es el libre albedrío, en otras palabras en esta vida podemos hacer lo que nos venga en gana y no debemos discriminar a los no creyentes, ni mucho menos tratar de venderle la fórmula de la salvación de una manera fría y mecánica. Si no creyera en Dios podría hacer lo que me venga en gana sin temor alguno, podría ser infiel sin culpa, podría mentir, podría manejar la vida como si manejaramos un juego de video con un cheat, no le tendría que responder a nadie, ni debería sentir temor alguno, claro que debería andar con cuidado porque los que creen no me mirarían bien y estaría al tanto de cualquier bibliazo, eso me parece de alguna manera mucho más relajado.  Comer sin agradecerle a nadie más que a mi mismo por haber generado el dinero que paga la cena en la noche para mi y para mi familia, me ahorraría un dineral en costos religiosos como bautizos, confirmaciones, matrimonios, porque no tendría que seguir ninguna religión, así mismo si no creo en Dios, no creería en cualquier tipo de espiritualidad o posibilidad ficticia de vida en otros planetas, fantasmas, horoscopos, es decir que solamente creería sola y únicamente en mi, pensando que la vida es una gran oportunidad y que he tenido la suerte de vivirla así de relajada, sin padres nuestros, sin religión, sin dirección, acatando si deseo las leyes de los hombres para poder convivir dentro de una sociedad, en lo personal, a mi criterio ojo… eso sería mucho más fácil que creer en Dios. Pero no, yo elegí creer, nací creyendo, desde que tengo uso de razón en mi vida he creido que existe un Dios y que existen claves en esta vida para poder vivirla mejor que están definitivamente en seguir su doctrina y su manera de vivir la vida, eso es complicado, difícil y aun así la mayoría parece entenderlo, sinó no vivieramos en el 2010 después de Cristo; cómo es que un hombre puede hacer tanto en 2010 años si no es de otra manera que siendo el hijo de Dios, y yo lo creo. Decidí renunciar a mi totalmente, a mi manera de vivir la vida sólo por seguir a Dios y no sólo me he conformado con conocerle, sino que también me siento parte del filo de su espada, no lo cuestiono, no lo justifico, no lo explico, no lo vendo, no lo promociono como un tiempo compartido, solamente he decidido ser y hacer como el lo disponga, y me va mejor que cuando vivía alejado de su palabra, siento que Dios me ha dado poder sobre muchas cosas, autoridad sobre mucho con el simple hecho de llevar conmigo su Espíritu, eso es difícil, renunciar a todo lo que pudiera ser placentero en la vida si lo manejaramos de manera desmedida porque el temor a Dios, que no es otra cosa sino el temor a herirlo no el temor a que nos haga algo, no nos confundamos… el temor, como cuando uno teme dañar a la persona amada… ese temor es una herramienta poderosa que nos alarga la vida, la extiende a lo largo y a lo ancho. Decidí creer, hay gente que me dice “podría pensar que eres una persona muy inteligente sino fuera por esa parte de ti que decidió creen e un Dios que no existe”… pero me sonrío y digo, hay que jodido que es esto pero lo acepto con un amor tremendo que opaca todo lo demás. Yo confieso que a veces me es difícil por los problemas que no es que dejan de estar, siempre están allí, atacandome incluso dentro de mi hogar, pero me toca apretar los dientes y pensar en cuanto Dios ha hecho por mi y no dejarme tumbar bajo ninguna circunstancia… eso me mantiene en pie, me da vida, una y más veces en el día. Tu podrías decir, que vida tan dura, cuanta negación, es mejor no creer y relajarse, pero no, no creo que exista nada en esta vida que me haga dudar de la existencia de Dios, sea cual sea la tribulación estoy dispuesto como JOB a aceptarla… y eso es difícil. Como cuando crecemos azotados por nuestros padres y aun después de la tunda lo seguimos amando a profundidad, imagínate el amor que se debe sentir por Dios… que no requiere de mucha imaginación, requiere de creer en aquello que no ves con tus ojos… podrías acaso manejar tu auto con los ojos cerrados??? …ves que difícil es, y aún así cuanta gente ha decidido vivir la vida así… porque eligió hacerlo, porque lo ama demasiado. Eso es Dios.

Bendecidos sean todos.

¿Estás preparado para la batalla?

junio 1, 2010 § 2 comentarios

Muchas veces me he hecho esa pregunta en mi cabeza, sobre todo en los momentos de debilidad; entiéndase debilidad como agotamiento de fuerzas. El enemigo como solemos llamarlo no da tregua, tiene miles de años sosteniendo una batalla campal contra Dios y todo su pueblo, y cada vez se agudiza más en sus estrategias, por fortuna no tiene más potestad sobre nuestras vidas pero se las ha ingeniado para intentar volver a retomar ese poder y si miramos con detenimiento nuestras propias vidas podríamos determinar en qué momento exactamente estuvo a punto de lograrlo, al menos en mi caso tengo esas oportunidades contadas, obviamente Dios siempre logra imponerse. Es muy dificil, a diario el pueblo de Dios es víctima de burlas, de señalamientos debido a los errores de la iglesia y las religiones, incluso somos bombardeados por una serie de argumentos sobre la no existencia de Dios que hoy por hoy ya te lo encuentras en cada esquina, he visto casos en mi timeline de twitter de personas que celebran haber decidido no seguir más a Dios y seguir la doctrina del ateismo, con un sentido de libertad, como si creer en Dios los esclaviza hacia algo, hacia una doctrina, hacia una manera restringida de vivir, la culpa definitivamente es de la religiosidad, muchas veces en vez de salvar a un hermano lo asustamos pegándole un bibliazo como si fueramos exorcistas ante un numeroso ejercito de poseidos y eso definitivamente no funciona, suelo limitar el  uso de pasajes bíblicos en mis escritos por esa razón, porque siempre vienen las mismas interrogantes, quien escribió la Biblia ¿Dios o los hombres? y si la escribió Dios ¿cómo lo hizo?, tenemos que ser concientes que Dios nos habla de distintas maneras a todos y que no todos entendemos los asuntos de Dios de una forma unificada, he allí que cuando agrupamos a los pueblos en religiones los resultados pueden ser tanto positivos como negativos. Dios es mucho más simple que eso, podemos decidir la manera de adorarlo, congregarnos de la manera que querramos para su Gloria, pero no podemos vender la manera de hacerlo, no por argumentos se llega al Reino de los Cielos. Si quieres ser un soldado de Cristo exitoso debes tener en las acciones más simples victoria, un ejemplo: Cada vez que me encuentro y me reuno con gente del medio publicitario sobre todo, donde no es extraña la presencia de drogas, donde es normal saber quien está, quien no está, quien tiene, quien no tiene, quien va al baño, quien salió, quien se la quedó… allí, es donde muchos se me han acercado a hablarme de lo que Cristo ha hecho en mi vida, yo no les hablo a ellos, ellos me hablan a mi, es allí donde me piden un consejo, de como hacer para mantenerme alejado, para no tentarme por un cigarrillo, para no tomar demás, para ser coherente en mis decisiones y es definitivamente y altamente fructificante, porque esas personas sienten y creen lo que ven y ya por eso están más cerca a Dios. Recibo ataques a diario no solamente a mi, sino a la figura de Dios, ahora que ha resurgido la izquierda en America Latina todo esto que está conquistando tantos jóvenes entusiastas viene con una sobrecarga de doctrinas sobre todo ateistas, líderes que le arrancan primero a Dios del alma de los jóvenes para tener el camino para lo que tiene que venir y obviamente lo logran, no todos son así, no estoy generalizando, pero una gran cantidad ya viene con ese formato. Es para algunos sencillo argumentar lo que no pueden entender en la palabra de Dios, muchas veces con las misma doctrina de Cristo somos apaleados, con el amaos los unos a los otros, con el que a hierro mata a hierro muere, con el da la otra mejilla… y no sabemos que responder, porque no estamos entendiendo el verdadero contexto del legado de Cristo. Jesus no era un sumiso pacifista que hablaba pausado y destellaba luz, por favor desprendámonos de esa imagen del Cristo, Jesús lucía como nosotros, era tan humano como nosotros, poseía una fuerza en sus palabras tal que hacía fruncir ceños, que levantaba el espíritu, que motivaba, con la fuerza de un guerrero, sus apóstoles en un momento estaban convencidos de que iba a imponer un reino en la tierra físico donde El sería el Rey porque ellos se estaban preparando para una gran batalla, la cual no tendría armas de hierro de manera que si alguien te dice “pero tienes que dar la otra mejilla como lo dijo tu Cristo” no quiere decir que seas sumiso, Jesus no nos estaba diciendo eso, nos estaba diciendo que no lo dejemos de intentar, no por más golpes que recibamos no claudiquemos, dar la otra mejilla es volverlo a intentar una y otra vez porque hemos sido llamados a formar parte de su ejército en la tierra y debemos aguantar más de un golpe en la lucha, Jesus nos enseñó que la mejor arma es el perdón y nos los dijo en un sentido de guerra…”perdona a tu enemigo que mía será la venganza”, que mejor arma que esa. Si te has desanimado, si lo has dejado a un lado, si te estás dejando llevar por los argumento, si viste un documental en discovery que te maltrató la FE, es la hora de volver a retomar las armas porque la batalla… aun no termina.

Bendecido seas.

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando las entradas etiquetadas con ateismo en Mi extraño mundo..