Me extraña

octubre 21, 2011 § 3 comentarios

Desde que entré al conocimiento de la palabra de Dios, siempre he tenido la fe muy alta y la llama encendida, tengo un matrimonio que precisamente este mes cumple 16 años de haber sido formado; hemos sobrevivido a todos los problemas que se presentan dentro de una relación, más si estamos hablando de que me casé a los 22 años, un niño. Cuando hice mi encuentro con Dios dejé clavada en una cruz todos mis errores, todos mis pecados, quienes me ministraron me dijeron que era un hombre nuevo porque Dios me había hecho nuevo y ¿saben que? …yo lo creí y aun lo creo. 5 años han sido ya desde este cambio, en mi casa el de la FE soy yo, mi esposa es una escéptica por naturaleza, seguramente pensó este debe ser quizás el mejor plan que este hombre haya tenido me sentaré a ver en que momento comete un error, hace poco nos compramos un auto cero kilómetros y a los pocos días de comprado le di sin querer un rayón en la parte de atrás, de manera que cada vez que vemos uno igual cuando mis hijos dicen “mira mamá un carro igualito al nuestro” ella dice: “Si pero ese NO tiene el rayón que tu papá le hizo”… el humor de mi esposa es una de las cosas que más disfruto, siempre te da en la canilla cuando quiere darte, pero en la reflexión me doy cuenta que no se fija en el auto reluciente, se fija en el rayón. Así mismo no se fija en si su esposo quedó blanco como la nieve, se fija en las pequeñas fallas y yo la entiendo en serio. Cuando transitas en el mundo te vas a encontras mil y un tentaciones, siempre hay alguien a quien tu brillo le molesta, que quiere interferir, que persigue, mi esposa es una mujer muy guapa no puedo pensar que no tiene compañeros de trabajo que no quisieran que se me caiga el avión, eso lo puedo entender. Siempre quise que mi esposa encuentre a Dios de la manera que yo lo encontré hasta que un día Dios me dijo por favor deja de insistir con ese tema, nadie llega al Cielo con argumentos, Dios tendrá su razón y lo entendí. Con los años mi hogar prosperó, mi familia recuperó la sonrisa pero de vez en cuando nos llegan esas crisis en la cual nos fijamos sólo en el rayón y anoche agachando mi cabeza ante Dios su respuesta clara fue dado a que ya me había rendido de la más cobarde manera… “Me extraña Carlos, me extraña, tienes todo para pelear, y tienes todo para vencer” y tiene razón, cuando somos pequeños le preguntamos varias veces a nuestros padres… ¿Si me vas a agarrar?, ¿Papi tu me salvarías?, ¿Papá cuento contigo?… las respuestas a todas esas preguntas siempre son SI, la respuesta que Dios te da siempre será SI, pero no podemos perder la FE, no podemos dejarnos caer, no podemos dejarnos vencer. Una de las cosas que si sabía antes de compartir mi tiempo entre dos ciudades por el nuevo trabajo que tomé, es que mientras no estuviera en casa el diablo iba a tratar de hacer todo lo necesario para fregarme, a veces da unos buenos golpes, pero aun no me ha tumbado.

Bendecido sean todos.

Anuncios

¿Dónde estoy?

Actualmente estás viendo los archivos para octubre, 2011 en Mi extraño mundo..